Iglesia perseguida

Dia Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia,
porque de ellos es el reino de los cielos. (Mateo 5:10)

El domingo 3 de Noviembre alzaremos nuestras voces para celebrar el Dia Internacional de Oración por la Iglesia Perseguida.  Cientos de miles de cristianos nos uniremos para interceder por las naciones en las que seguir a Jesucristo es motivo de injusticias y hasta la muerte. 

La persecución cristiana es toda hostilidad hacia un individuo o comunidad motivada por la identificación con la persona de Jesucristo, esto según la organización cristiana Puertas Abiertas Internacional, institución religiosa sin fines de lucro fundada en 1955 y cuya finalidad es apoyar a los cristianos perseguidos alrededor del mundo. Puertas Abiertas también afirma que hay mas de 245 millones de cristianos en el mundo que sufren persecución alta e incluso extrema por su fe cristiana. 

A pesar de que la libertad de religión es un Derecho Humano reconocido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, países como Corea del Norte encarcelan y en ocasiones ejecutan a quienes reconozcan ser cristianos. Gobiernos como el de Argelia han declarado ilegal convertirse a nuestra fe, y no solo en Asia y Oriente Medio vemos represión contra los cristianos, sino que recientemente grupos como las FARC y el ELN han amenazado con atacar a personas que profesan ser creyentes. 

¡No podemos ser indiferentes al dolor de nuestros hermanos! Queremos que tomes un espacio de tu tiempo este próximo 3 de Noviembre y ores por la iglesia perseguida. Es responsabilidad del cuerpo de Cristo orar por los que sufren terribles consecuencias por amar y seguir a Jesús. 

Te invitamos a revisar la Lista Mundial de la Persecución 2019  donde encontrarás los 50 paises con mayor persecución cristiana. Si quieres mantenerte al día con este tema, puedes revisar la pagina www.puertasabiertas.org.

«Ellos, pues, salieron de la presencia del concilio, regocijándose de que hubieran sido tenidos por dignos de padecer afrenta por su Nombre.»(Hechos 5:41)