«Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.» 2 Crónicas 7:14

Con este versículo de Crónicas iniciamos y terminamos nuestra semana de Oración en Enero. Siete días de intercesión y de alabanza, durante los cuales reconocimos que nuestro Dios es el único Dios, digno de ser exaltado. Casi 200 personas se reunieron cada día, trayendo sus peticiones delante de su trono, con acción de gracias.

Y finalizamos la semana  con Santa Cena el Viernes, 12 horas de ayuno el sábado. No hay mejor modo de empezar el año que buscando de su rostro y disfrutando de su presencia!