Varenka - Misionera - Iglesia El Redentor

«Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones»(Mateo 24:14)

En esta primera semana de Octubre hemos estado orando por nuestra misionera Varenka en Ecuador. Aunque hemos tenido el privilegio de tenerla varias veces acá con nosotros en Vancouver, quisimos conocerla un poquito más, así que aprovechamos para hacerle unas preguntas acerca de su vida y ministerio.

– En El Redentor, decimos Varenka, y todos saben lo que sigue, «la misionera», Es el ser misionera parte de tu identidad? 

Más que una parte de mi identidad, diría que es mi esencia. No imagino mi vida sin las misiones. Ser misionera es una  de las maneras de mostrar mi amor por Dios a través del servicio. Hago misiones porque sirvo a Dios y sirvo a la gente porque amo a Dios profundamente. 

¿Cómo supiste que Dios quería fueras misionera?

Supe que Dios me estaba moviendo a las misiones cuando, después de pasar tiempo con El, tenía un anhelo apremiante de comunicar a otros la felicidad que me invadía y llenaba. El entorno en el que crecí fue mi campo de entrenamientiento (la escuela bíblica, el barrio peligroso, una familia sin muchos recursos pero unida y agradecida con Dios…) Parecía casualidad, pero siempre me encontraba con personas o en situaciones en  las que el Espíritu Santo me guiaba a compartir el amor de Jesús y la manera en que preparaba todos los acontecimientos, me daba la certeza que esa era la forma que Dios quería que le sirviera

¿Cuál es el mejor de los recuerdos y el más dificil de tu vida de misiones?

El recuerdo más bonito, ver a los niños sonreír, abrazar y bailar de alegría cuando reciben alimento o un regalo especial. Verlos alabar a Jesús con todo su corazón. Cuando los niños cantan, de su boca fluyen un alabanza y adoración grata al dador de la vida: Dios.
He tenido momentos muy difíciles en las misiones pero en lugar de un recuerdo frustrante, han dejado hermosas lecciones de amor. Me considero una hija muy bendecida y muy muy muy amada por su Padre.

Se que estas planificando un viaje pronto, ¿cuál crees sea el proximo reto que Dios tiene para ti?

El próximo reto… EL MATRIMONIO!..…Bueno, el reto para este viaje misionero es, en colaboración con el liderazgo, desarrollar un programa de discipulado  en la iglesia a fin de que los nuevos creyentes, al llegar a la misma, encuentren facilitadores que les acompañen en su proceso de crecimiento integral.

Si tuvieras que dar un consejo a las familias que están a punto de decidir irse como misioneros o no, ¿qué le dirías?

Una de las frases de mamá para mi era: «Varenka, Dios es fiel en cumplir su propósito en ti. Si El te envié a las naciones, te dará los recursos necesarios para cumplir con la tarea que te encomienda”   Mi consejo para la familia que ha sentido el llamado a las misiones es: Créanle a Dios, El tiene cuidado de sus hijos. Nosotros hacemos lo que nos toca y Dios hace lo mejor. Si no hay una firme convicción del llamado, pídanle a Dios que les confirme (a toda la familia), de otra manera, lo mejor sería que no se muevan de su lugar.

Mil gracias Varenka por tu servicio y compromiso al Señor, ha sido un honor tenerte como parte de nuestra Iglesia, porque así te sentimos, ¡confiamos que Dios te seguirá usando para su gloria por muchos años más!